15 de July de 2024 New York
Dark Light

Blog Post

Diario Editorial > Actualidad > La retirada de Kroos: Un adiós amargo en la Eurocopa

La retirada de Kroos: Un adiós amargo en la Eurocopa

La Eurocopa se convirtió en el último escenario donde el legendario centrocampista alemán, Toni Kroos, buscaba coronar su brillante carrera con un título que aún faltaba en su impresionante palmarés. Tras una fase de grupos exitosa, cada encuentro se transformó en una batalla crucial para el exjugador del Real Madrid, que soñaba con devolver la gloria a Alemania. Sin embargo, el destino no le permitió despedirse en grande, como lo hizo con los merengues tras ganar una Liga de Campeones, una Liga y una Supercopa de España.

El estadio del Stuttgart se llenó de energía cuando sonó por los altavoces «Major Tom» de Peter Schilling, un éxito de los años 80 que evocaba recuerdos encontrados entre los aficionados. En medio de un ambiente cargado de emoción, Kroos enfrentó a España en un duelo que resultó ser su último con la Mannschaft.

El partido se volvió un campo de batalla, con Kroos mostrando una dureza inusual. El centrocampista lesionó a Pedri, recibió una tarjeta amarilla y acumuló cinco faltas, un récord personal en sus 33 partidos con la selección en torneos europeos y mundiales. Este comportamiento contrastaba con su historial en el Real Madrid, donde solo había alcanzado esa cifra de infracciones en dos partidos.

La despedida de Kroos fue un episodio de contrastes. Mientras los aficionados alemanes cantaban «Toni, Toni, Toni» en su honor, los españoles dominaban las calles de Stuttgart, celebrando su victoria y la despedida de una leyenda. El ambiente festivo en la ciudad reflejaba la tensión y la emoción del encuentro, con la hinchada española adueñándose de la fan zone y la policía sumándose a la celebración.

El incidente con Pedri, que se convirtió en el jugador más joven en alcanzar diez partidos en la historia de la Eurocopa, marcó un punto crítico del partido. Kroos, tras disculparse con el joven jugador, continuó su agresiva actuación con un fuerte pisotón a Lamine Yamal y un agarrón a Dani Olmo que le valió la tarjeta amarilla en el minuto 66.

«Fue un partido en el que todos dimos todo. Estábamos muy cerca. Eso lo hace aún más amargo», comentó Kroos después del encuentro. Su entrenador, Julian Nagelsmann, también expresó su descontento con la derrota y analizó un controvertido posible penalti por mano de Cucurella.

A pesar del resultado, la afición alemana continuó mostrando su apoyo incondicional a Kroos. Sin embargo, al final del partido, la celebración no fue para el centrocampista germano. En los altavoces resonó «Puede ser mi gran noche» de Rafael, y la noche en Stuttgart se vistió de rojo, celebrando la victoria española en el MHP Arena.

Así, Toni Kroos cerró su etapa en la Eurocopa con un sabor amargo, dejando un legado indiscutible pero sin el título europeo que tanto anhelaba.