20 de April de 2024 New York
Dark Light

Blog Post

Diario Editorial > Opinión > El vaquímetro

El vaquímetro

El vaquímetro sube y junto a él, la preocupación del presidente Petro por su poca aceptación.

Los paisas los últimos días hemos demostrado lo que es la unidad y el amor por nuestra tierra pujante, pero, sobre todo, lo que es el verdadero amor por Colombia y el verdadero cambio.

Para nadie es un secreto que el presidente gobierna solo para aquellos que votaron por él. Por lo anterior, Antioquia pareciera salir del radar del primer mandatario y todo su equipo de trabajo; hay semanas en las que solo se dedica a hablar de “los ricos del Poblado”, olvidando que en esa comuna habitan personas desde el estrato tres y que Medellín y Antioquia no se reducen a una sola comuna, la 14, en este caso. Medellín tiene 16 comunas y cinco corregimientos, todos con dificultades, y Antioquia tiene nueve subregiones que también tienen diferentes problemáticas, pero todos tenemos una cosa en común: el amor por nuestros valles y montañas.

Sin Antioquia en el radar del presidente, hubo que tomar medidas un tanto extremas para poder así terminar las vías de cuarta generación (4G) que comunican al Urabá con el resto del país y lo que es más importante: con el resto de puertos marítimos de Colombia. El gobernador Andrés Julián Rendón tomó riendas tras la negligencia de Gustavo Petro y abrió una “vaca” para recaudar los fondos faltantes para terminar las 4G. El ideal es recoger un billón de pesos para terminar el Túnel del Toyo, que el presidente piensa, solo van a beneficiar “ricos del Poblado”, y para confirmar que no solo van a pasar “ricos”, cito a Eduard Estiben Pino trabajador del túnel: “Por acá no solo pasan ricos, también van a pasar gente humilde”. Decía el Petro candidato que trabajaría por la gente humilde, pero esto demuestra lo contrario.

Casi a diario el departamento saca la suma total de lo que han recaudado y a esto le pusieron “vaquímetro”, aumenta la cifra cada día con la ayuda de miles de, no solo antioqueños, sino también de colombianos que reconocemos la importancia de dichas vías. Mientras el vaquímetro sube, junto a él la preocupación del presidente Petro por su poca aceptación, pues el gobernador de Antioquia le ha dado una clase magistral de cómo se debe gobernar con y para todos. Ojalá el vaquímetro siga subiendo y logremos recaudar el billón de pesos que necesita el departamento para terminar las 4G.

Este departamento, de gente trabajadora y echada para adelante, ha sido siempre el muro de contención contra la izquierda, lo que se confirma en esta ocasión. El presidente tiene rabia con los paisas. Colombianos, que no se nos olviden las palabras de Andrés Julián Rendón: si Antioquia resiste, Colombia se salva.

Susana Pérez González