23 de May de 2024 New York
Dark Light

Blog Post

Diario Editorial > Opinión > PRESIDENTE, LA CAMPAÑA YA TERMINÓ

PRESIDENTE, LA CAMPAÑA YA TERMINÓ

Por John Harold Suárez Vargas.

Aducen que después de 200 años por fin llegaron al poder, pero en estos primeros días de gobierno, parece que el tiempo no fue suficiente para prepararse para gobernar un país tan complejo como lo es Colombia.

Con una inflación desbordada, con el dólar más caro de la historia, que esta semana superó la cifra de $4.700 y unas proyecciones económicas negativas a nivel nacional e internacional, obligan al gobierno nacional a tener mucha prudencia y serenidad en sus decisiones en materia económica.

No se puede continuar con el uso del espejo retrovisor y buscar culpables, cuando no se hace una autocrítica a lo que sucede al interior del gobierno.

El presidente debe ser consiente que cada declaración pública, causa inmediatamente un efecto en la economía del país, distinto a lo que ocurría durante campaña o en su época de congresista cuando se dirigía a su electorado y solo se producía un efecto mediático. Debe tener presente que no está gobernando solo para sus 11 millones de electores, sino para 50 millones de colombianos.

Si bien es cierto, existen factores externos que afectan los indicadores económicos, estos se agravan por las afirmaciones de algunos funcionarios del alto gobierno, muchas veces desvirtuadas por el Ministro de Hacienda, creando desconfianza e incertidumbre, no solo en los inversionistas, sino en los colombianos de a pie.

Cerrar nuevas exploraciones y explotaciones de gas, carbón y petróleo para justificar una transición energética, la cual a pesar de los avances, no solo tomará años, sino décadas, pondrá en riesgo nuestra soberanía y seguridad energética, acabando con la fuente que genera los mayores ingresos para el Estado colombiano en impuestos y regalías, sin existir en el presente otro sector económico que cubra ese faltante necesario para cumplir los ambiciosos programas sociales prometidos en campaña. Adicionalmente, al importar gas se estaría encareciendo su tarifa, afectando a los más de 10.4 millones de hogares hoy conectados al gas domiciliario, en su mayoría de estratos populares y para los más de 639.000 taxistas que utilizan este combustible según cifras de Naturgas a cierre de 2021, sin contar camiones y buses.

Se aproxima la discusión del salario mínimo para el 2023 y se estima que el aumento estaría entre el 15% y 20%, el cual, si no se toman los correctivos necesarios para controlar la inflación, esta absorbería en el primer semestre del año este incremento. No es correcto congelar los precios de la canasta familiar como lo señaló la Ministra de Trabajo; para citar un solo ejemplo, fijar por decreto el precio del huevo, mientras el costo de la materia prima para la elaboración de alimentos balanceados aumenta, es la fórmula para llevar a la ruina a campesinos y productores, contradictoriamente cuando se ha prometido trabajar por la Colombia rural

Esta semana se reinicia en el Congreso, el segundo debate de la reforma tributaria, y solo esperamos sensatez en el contenido que se apruebe, se obre con serenidad y objetividad y que el presidente de la Comisión 3, el senador Gustavo Bolívar, quien de la noche a la mañana pasó de ser un exitoso novelista a una “eminente” autoridad económica, escuche con objetividad las advertencias que se hacen desde diferentes sectores de la academia y de la producción, sobre la inconveniencia de algunos artículos.

Finalmente hay que denunciar y judicializar a los especuladores y acaparadores que están aprovechándose de la coyuntura actual, afectando el bolsillo de los ciudadanos.

El manejo de la economía de nuestro país no es una novela.